Blog de Juan José Ortega

Blog acerca de nuestro acontecer diario

Perspectivas del sector inmobiliario para 2021 en América Latina.

Si bien aún debemos esperar para ver el total a largo plazo de los impactos de la pandemia, la emergencia sanitaria y las políticas adoptadas para combatirla han generado cambios en la demanda de los consumidores en cuanto a vivienda y demás segmentos finca raíz, muchos de los cuales pueden volverse permanentes a partir del 2021.

 

Por su parte, Fitch Ratings (agencia internacional de calificación crediticia) tiene una perspectiva sectorial mejorada para el mercado inmobiliario latinoamericano en 2021. A medida que se produce una recuperación económica el próximo año, la agencia espera que el entorno operativo general del sector se restablezca.

Luego de la fuerte contracción económica impulsada por la pandemia de coronavirus en 2020, Fitch espera que los emisores de bienes raíces se beneficien de una recuperación económica global y regional esperada en 2021. Pronostica que haya una reducción en el PIB del 8,2% en 2020 antes de un crecimiento del 4,1% en 2021.

Además, para el subsector industrial se espera que los emisores mantengan ingresos y márgenes estables el próximo año, teniendo en cuenta que está más conectado con el mercado internacional, por lo que está más expuesto al riesgo de una débil recuperación económica mundial.

Sin embargo, la perspectiva a largo plazo en el sector inmobiliario depende de la capacidad del país para superar la situación generada por el COVID-19.

 

Dinámica cambiante de la demanda

Aunque los mercados de capitales inmobiliarios se han estabilizado con la reactivación económica, la mayoría de los países en la región anticipa que los precios totales caerán entre un 5% y un 10% a medida que se reduzcan los ingresos durante varios años. Se espera que las propiedades industriales, los centros comerciales y las viviendas unifamiliares aumenten de valor, mientras que el comercio minorista y la hostelería experimenten la mayor caída.

En toda la región, las políticas de cuarentena y un cambio hacia el trabajo remoto han llevado a una creciente preferencia de los consumidores por los espacios verdes y al aire libre. Por esta razón, se está acelerando el crecimiento suburbano y con un mayor énfasis en la salud y la seguridad, la necesidad de entornos de menor densidad y más espacio aumenta.

En Perú, por ejemplo, las propiedades con balcones, terrazas y jardines han subido de valor desde el inicio de la pandemia. No obstante, por el aumento del desempleo y la disminución de la renta disponible a corto y medio plazo, es probable que la capacidad para comprar esas propiedades sea limitada.

Además, la creciente demanda de espacios abiertos choca con la realidad del entorno de las ciudades latinoamericanas que se ha vuelto cada vez más denso y vertical, lo que lleva a los constructores a crear nuevas propuestas de desarrollo urbano sostenible.

 

Lo esencial: seguridad y bienestar

Los expertos en el sector coinciden en que la salud y el bienestar se convertirán en un factor más importante en todos los sectores inmobiliarios. Por lo tanto, la industria deberá cumplir con estándares más altos de limpieza y seguridad para que los inquilinos y los clientes se sientan seguros y traerlos de regreso, particularmente en hoteles, edificios de oficinas, tiendas minoristas y restaurantes.

El nuevo enfoque en la seguridad personal conducirá a nuevos servicios y tecnología avanzada que proporcionarán edificios más limpios, con infraestructura mejorada, sensores, entrada sin contacto y aplicaciones de rastreo de contactos, entre otros.

Por el momento, esperamos ver cómo cierra el mercado inmobiliario y de finca raíz en los distintos países latinoamericanos.

 

www.oikos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *