Blog de Juan José Ortega

Blog acerca de nuestro acontecer diario

Las mejores pulseras inteligentes para niños.

Con la siguiente selección de pulseras de actividad, los más pequeños de la casa no solo se divierten: también aprenden lo importante que resulta llevar un estilo de vida sano.

La tecnología no es exclusiva del consumidor adulto. Cada vez es más habitual que los niños la usen desde edades tempranas como, por ejemplo, utilizando el teléfono móvil, la tableta o el ordenador de sus padres. Dado que resulta prácticamente imposible evitar este contacto, lo ideal sería que el público infantil tenga acceso a dispositivos tecnológicos especialmente diseñados y fabricados para ellos. Un ejemplo es esta selección de pulseras de actividad con las que inculcarles la importancia de disfrutar de una vida saludable a través de la actividad física.

¿Qué pulsera de actividad para niños comprar?

Se han seleccionado los siguientes modelos: Biggerfive Vigor 2 (8,8), Fitbit Ace 3 (8,75), Garmin vivofit jr.3 (9), Gydom KR01 (6,25) y Leelbox V10 (7,25). Cada uno ha recibido una calificación media final a partir del análisis de estos criterios:

  • Diseño: aunque tienen características comunes como su resistencia al agua y están fabricadas con silicona, se aprecian diferencias en cuanto a su resistencia y su durabilidad.
  • Pantalla: además de su tamaño, la calidad entre unas y otras no es la misma.
  • Aplicación: cada pulsera va asociada vía Bluetooth a una aplicación móvil gratuita compatible tanto con dispositivos Android e iOS. ¿Cómo es esta app? ¿Qué funcionalidades aporta?
  • Rendimiento: desde el punto de vista de la experiencia de uso. Si la pulsera de actividad ha respondido a nuestras expectativas, si el registro de los datos que efectúa es correcto, ¿qué autonomía ofrece?

Comparativa de pulseras de actividad para niños: así las hemos probado

A lo largo del último mes y medio, hemos probado estos cinco modelos, siempre teniendo en cuenta que sus prestaciones no pueden equipararse a las pulseras para el público adulto. Tampoco a las que poseen un precio más elevado. Hecha esta aclaración, hemos analizado su diseño y comodidad de uso, siempre pensando en el público al que se destinan. Asimismo, hemos comprobado sus funcionalidades, posibilidades de su app y la duración de la batería.

La pulsera de actividad para niños Garmin vivofit jr.3 ha recibido la puntuación media final más alta. Su diseño se ha trabajado muy bien y promete una autonomía de hasta un año utilizando la pila que incorpora. Los registros que efectúa (pasos y distancia recorrida) son muy fiables y a través de la aplicación Garming Jr se abre todo un mundo de posibilidades que, a través del juego, fomenta la actividad física.

Pulsera de actividad para niños Garmin vivofit jr.3: nuestra elección

Reemplaza al dispositivo vivofit jr.2 analizado en esta otra comparativa. Lo hace manteniendo la filosofía de su predecesor, pero apostando por un diseño completamente renovado que más bien recuerda a un reloj que a una pulsera de actividad. Esto explica que su peso haya aumentado unos pocos gramos (de 17,5 a 25) y que la pantalla sea algo más grande. Continúa siendo en color y gracias a su tecnología transflectiva se puede usar en espacios exteriores sin problemas. La resolución ha mejorado también y de los 88 x 88 píxeles pasa a los 112 x 112 píxeles. Su diseño es resistente al agua.

Está provista de cronómetro, temporizador, recuento de pasos, monitorización del sueño, tarjetas de entrenamiento con ejercicios que hay que completar, desafíos… Hay que vincularla a la aplicación Garmin Jr: en este caso, la pulsera y la app se comunican entre sí a través de Bluetooth al instante. Lo que se promueve es la motivación y para ello se proponen diferentes objetivos, de modo que el esfuerzo se ve recompensado ya que desbloquean aventuras, es posible acceder a nuevos juegos, coleccionar gemas preciosas… Mientras, los padres pueden programar recordatorios.

Ficha técnica

  • Material de la correa: silicona
  • Pantalla: 14,11 x 14,11 mm y 112 x 112 píxeles. Visible a la luz del sol, transflectiva
  • Peso: 25 gramos
  • Autonomía de la pila: hasta 1 año (1 pila CR2025 sustituible por el usuario)
  • Resistencia al agua: sí, 5 ATM
  • Conectividad: Bluetooth
  • Funciones del reloj: hora, fecha, reloj despertador, cronómetro y temporizador
  • Funciones de seguimiento de la actividad: contador de pasos, distancia recorrida
  • Funciones de seguimiento para el niño: desafíos Toe-To-Toe, desbloquear nuevos iconos de pasos, emergencia (ICE), recordatorios de tareas, alertas audibles, temporizador para tareas, recompensas (monedas) objetivo de juego de 60 minutos
  • Otros: siete actividades cronometradas, 14 días de datos de seguimiento de la actividad, sueño, acelerómetro

Con una autonomía ampliable a un año según el fabricante (gracias a una pila CR2025), puede registrar hasta siete actividades cronometradas y 14 días de datos de seguimiento de la actividad. A nivel de seguridad, las familias pueden almacenar la información referida al contacto de emergencia de su hijo para que acceda a ella si fuese necesario de forma fácil.

  • Lo mejor: autonomía, ergonomía y posibilidades de su aplicación.
  • Lo peor: su alto precio.
  • Conclusiones: apuesta por la gamificación para que los niños vayan adquiriendo hábitos saludables sin que se den cuenta de ello.

Pulsera de actividad para niños Fitbit Ace 3: la alternativa

Toma el relevo del modelo Fitbit Ace 2 que ya tuvimos ocasión de analizar, introduciendo mejoras notables como una mayor duración de la batería, lo que le permite aguantar una semana sin problemas. Disponible en diferentes colores, tiene un diseño que resulta especialmente cómodo gracias a su correa de silicona flexible.

Además, es sumergible (hasta 50 metros), su cierre ajustable se adapta a muñecas de entre 116 mm y 168 mm y la pantalla -respecto a su antecesora- es ligeramente más grande y luminosa, lo que mejora su visibilidad aun siendo monocromo. Al ser táctil, es posible moverse de manera cómoda a través de los menús que incorpora; por cierto, que las esferas animadas que muestra enseguida llamarán su atención. Los dos botones físicos que posee esta pulsera inteligente se usan también para encender y apagar este display.

Los más pequeños pueden tener su propio perfil (con una interfaz adaptada a sus gustos) dentro de la aplicación Fitbit -imprescindible para sacarle más partido- siempre y cuando un adulto previamente se dé de alta en la app y cree una cuenta familiar. Esto les permitirá, por ejemplo, llevar un control pormenorizado de su actividad diaria o recibir un recordatorio para que se muevan si llevan mucho tiempo sentados. Y es que el propósito es motivarles para que hagan la mayor cantidad de ejercicio posible; de ahí que puedan retar a otros miembros de la familia u obtengan insignias virtuales a medida que alcanzan objetivos. Gracias a la Fitbit Ace 3 es posible monitorizar sus horas de sueño también y programar recordatorios para que se vayan a dormir. Otros datos de interés: posee cronómetro y temporizador.

Pulsera de actividad para niños Biggerfive Vigor 2: mejor relación calidad-precio

Disponible en negro, azul, rosa y púrpura, como otros modelos de su clase tiene un diseño impermeable y en su fabricación se ha utilizado silicona, material que no solo encontramos en la correa sino en los bordes que rodean la pantalla: este display incorpora en la parte inferior un botón táctil que responde bien al toque sobre su superficie. ¿Y la autonomía? Se alimenta de una batería que se recarga en algo más de dos horas y a cambio se puede utilizar entre cuatro y cinco días antes de volver a cargarla.

No solo registra la calidad del sueño, la distancia recorrida, los pasos dados y el tiempo que el niño destina a la actividad física, ofrece también registros asociados a su frecuencia cardíaca y las calorías quemadas, aunque en alguna que otra ocasión los resultados proporcionados no resultan lo suficientemente precisos. Otra de sus características extra es que sugiere distintos modos deportivos entre los que se encuentran el baloncesto, el fútbol y la bicicleta. Las estadísticas conseguidas se pueden consultar a través de la aplicación Biggerfive: su curva de aprendizaje es bastante sencilla y, además, es posible programar una alarma, objetivos de pasos diarios y recordatorios como que, por ejemplo, la pulsera de actividad avise a los pequeños que tienen que levantarse para moverse o beber agua. Desde esta misma app es posible escoger una de las cinco esferas que pueden añadirse a la pantalla principal desde donde se consulta la hora y la batería que resta.

Pulsera de actividad para niños Leelbox V102

Muestra un buen acabado y la calidad de la silicona que emplea se ve buena. También el cierre, lo que garantiza que pueda llevarse de forma cómoda durante bastante tiempo. Y hablando de calidad, su display se ve mejor de lo esperado, sobre todo si tenemos en cuenta la franja de precios en la que se sitúa, aunque eso sí tiende a ensuciarse mucho y al interactuar con el dedo no siempre responde a la primera. En cuanto a la batería, emplea un cargador magnético que se acopla muy bien. Hay que invertir un tiempo de carga similar al de las otras pulseras de actividad para niños: esto permite disfrutar de una autonomía que oscila entre los cuatro y cinco días.

Va ligada a la aplicación Wofit, que recopila diferentes estadísticas, en la línea de lo que ofrecen otras apps de su clase. Así, contabiliza los pasos que se han dado y permite conocer la frecuencia cardíaca alcanzada (se trata más bien de una estimación porque el resto de opciones las registra con unos resultados bastante certeros), calorías quemadas y distancia recorrida. Asimismo, se puede utilizar para realizar un seguimiento de la calidad del sueño. Como sucede con los modelos Biggerfive Vigor 2 y Gydom KR01 sugiere varios modos deportivos (en esta ocasión seis) para llevar un seguimiento lo más completo posible de la actividad elegida.

 

Pulsera de actividad para niños Gydom KR01

Es la opción más económica de todas y ello se nota en la calidad de la silicona que emplea, su comodidad de uso y pantalla; características que decrecen ligeramente respecto a sus adversarios. Estas impresiones son trasladables asimismo a la experiencia de uso que ofrece la aplicación a la que se encuentra ligada (se llama VeryFit) fundamentalmente porque el proceso de comunicación entre la pulsera y la app falló en varias ocasiones.

Incorpora función de podómetro y monitor de frecuencia cardíaca, y registra también la distancia recorrida. Además, ha sido provista con más de una decena de modos deportivos (correr, bicicleta, danza, baloncesto, tenis…) y tampoco faltan otras opciones propias de esta clase de dispositivos como la programación de recordatorios, monitor de sueño y alarmas. A pesar de este amplio abanico de posibilidades, en la práctica los resultados obtenidos no siempre son lo suficientemente fiables porque a veces se dan fallos. Mientras, la batería se recarga en un par de horas y a cambio se obtiene una autonomía de tres días. Existe una versión en color negro y otra en rosa.

 

www.elpais.com   –   REGINA DE MIGUEL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *