Blog de Juan José Ortega

Blog acerca de nuestro acontecer diario

Evaluación científica debe tener mirada de género.

Si no se considera al género como un factor importante al evaluar y calificar a los académicos, las disparidades de género en ciencias se profundizarán aún más, concluyó un estudio que cuestionó la validez de las métricas utilizadas en un ranking reciente que clasificó a los cien mil científicos más influyentes del mundo, basándose exclusivamente en criterios de citación.

 

El ranking consideró factores como el número total de citaciones y el número de citaciones de un artículo de autoría única, el primer y el último autor.

“La citación es una métrica extremadamente sesgada y debatir sobre estas clasificaciones es fundamental para evitar ampliar la brecha de género en la ciencia”, dice a Scidev.Net Fernanda Staniscuaski, profesora del Instituto de Biociencias de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, Brasil.

Ella es una de las autoras del artículo, publicado en Anales de la Academia Brasileña de Ciencias, que analiza la importancia del género como factor de evaluación.

“La citación es una métrica extremadamente sesgada y debatir sobre estas clasificaciones es fundamental para evitar ampliar la brecha de género en la ciencia”.

Fernanda Staniscuaski, Instituto de Biociencias, Universidad Federal de Rio Grande do Sul, Brasil

Aunque las mujeres siguen siendo una minoría entre los investigadores del mundo, en el informe de la Unesco de 2019 América Latina y el Caribe aparecen con un índice de 45 por ciento de participación femenina. En Brasil casi el 50 por ciento de investigadores con títulos de doctorado registrados en la base de datos del Consejo Nacional de Investigacion (Plataforma Lattes/CNPq) son mujeres.

A pesar de esto, los resultados del ranking revelan una gran subrepresentación de investigadoras brasileñas: de 254 (es decir el 0,25 por ciento de 100.000) científicos brasileños que aparecen en la lista, considerando el desempeño a lo largo de su carrera, solo un 11 por ciento son mujeres. Si se toma en cuenta el desempeño en un solo año (2019), de los 352 investigadores brasileños presentes (0,35 por ciento de la lista), el 15,1 por ciento son mujeres.

Según Staniscuaski, la escasa representación femenina en estas mediciones, posiblemente “están relacionadas con las métricas utilizadas para clasificar a los científicos, que reproducen y refuerzan el conocido sesgo implícito en la valoración por citas”.

Ella revela que, según otros estudios¹ los artículos con una primera autora femenina tienen una tasa de citaciones más baja que aquellos con primeros autores masculinos. Por lo tanto, en una lista basada en el criterio de citación, las mujeres compiten por el espacio desde una condición de desigualdad.

Estar en la lista de los 100.000 científicos más influyentes del mundo significa un gran impacto para la carrera, lo que abre las puertas a la creación de redes y al financiamiento de investigaciones. Pero, señalan las investigadoras en su artículo, sin igualdad, las científicas continúan enfrentándose a un círculo vicioso.

“Con menos visibilidad, esas científicas publican menos y son citadas menos. Y el rendimiento académico percibido como menor conduce a una menor visibilidad, dificultando el aumento de la productividad”, agrega a SciDev.Net la investigadora Letícia de Oliveira, profesora de la Universidad Federal Fluminense de Río de Janeiro, y también autora del artículo.

En el ranking, las científicas brasileñas están subrepresentadas en todas las áreas: el mayor porcentaje de mujeres se encontró en ciencias de la salud (21,9%), seguido de ciencias aplicadas (17,3%), ciencias naturales (13,8%) y ciencias económicas y sociales ( 12,5%). Ingeniería (8,1%) y física (5,8%) fueron las áreas con menor número de mujeres.

 

Por: Washington Castilhos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *