Blog de Juan José Ortega

Blog acerca de nuestro acontecer diario

¿Es rentable invertir en ‘crowdfunding’ inmobiliario?

La mayoría de los ahorradores buscan la tranquilidad.

Entre enero y septiembre se registraron operaciones por 13.100 millones.

Nassim Nicholas Taleb cree que la incertidumbre es algo “inmensamente deseable”. El matemático y financiero de origen libanés considera que “la variabilidad ofrece información que te permite adaptarte muy rápidamente y protegerte del riesgo de cola”, lo que podríamos denominar eventos extremos. Sin embargo, los mercados son poco amigos de la volatilidad y, en momentos como los actuales, ansían algo que dé certidumbre.

Por descontado, la realidad es compleja, como lo es el pensamiento de Taleb. Pero podemos estar de acuerdo en que la mayoría de los ahorradores buscan la tranquilidad. Es comprensible, con una inflación del 9% en España y del 10% en la eurozona -un nivel desconocido hasta la fecha-. La guerra entre Ucrania y Rusia y la crisis energética añaden dificultades a una economía que ya advierte los efectos de la subida de tipos de interés.

En consecuencia, los pronósticos de los principales organismos no dejan de corregirse a la baja. El FMI prevé que en lo que queda de año y el que viene tendremos “el perfil de crecimiento más flojo desde 2001”, a excepción, eso sí, de la crisis financiera mundial y “la fase aguda” de la pandemia de covid-19. El pesimismo ha impregnado también a las principales bolsas, para las que 2022 está siendo un año inequívocamente malo.

El ‘ladrillo’ resiste la tormenta.

Todo ello contrasta con la vitalidad del inmobiliario. El sector se encamina a un año de récord en las cifras de inversión. Entre enero y septiembre se registraron en España operaciones por valor de 13.100 millones de euros, un 57% más que en el mismo periodo de 2021. El mercado residencial podría superar las 600.000 transacciones, en un entorno de alza de precios y encarecimiento de las hipotecas.

Por fortuna, el acceso al mercado no está limitado a los grandes capitales. El crowdfunding inmobiliario ha abierto la puerta de la inversión a millones de pequeños ahorradores que buscan estabilidad sin renunciar al beneficio. Desde 500 euros, plataformas como Urbanitae permiten a cualquiera convertirse en inversor inmobiliario y en socio de los principales promotores del país.

Por descontado, el inmobiliario no es totalmente ajeno a las turbulencias. Pero, al estar descorrelacionado de los mercados financieros, es un remanso de paz comparado con otros sectores. Pese a que el escenario inmediato es de moderación, la vivienda ofrece un retorno típico cercano al 7%. Si hablamos de promoción inmobiliaria, la rentabilidad alcanza el doble dígito. En Urbanitae, los proyectos devueltos han promediado cerca de un 17% anual.

Tecnología con los pies en la tierra

Decantarse por el crowdfunding inmobiliario no solo tiene la ventaja de un buen track record. Es elegir una forma diferente de hacer algo que tiene mucha tradición en España: invertir en ladrillo. En cierto modo es revolucionario: al juntar a muchos inversores para financiar un proyecto inmobiliario, se reduce mucho la barrera de entrada al mercado. Lo llamativo no es la tecnología que lo hace posible, sino las posibilidades que abre tanto a inversores como a promotores.

Así, la clave no es tanto la innovación como la selección cuidadosa de los proyectos y la prudencia a la hora de hacer pronósticos -algo que Taleb no vería con muy malos ojos-. Al poner el hincapié en el examen riguroso del plan de negocio del promotor, el contraste con análisis de terceros y el establecimiento de garantías para minimizar los riesgos, Urbanitae ha salido indemne de la pandemia y de la crisis de suministros, entre otras dificultades.

En los casi tres años y medio que lleva operando con licencia de la CNMV, Urbanitae se ha convertido en el referente del sector en España. Con más de 86 millones de euros financiados en más de 60 promociones, Urbanitae financia hoy alrededor de 7 de cada 10 euros del crowdfunding inmobiliario en nuestro país. Es la única plataforma que ha logrado financiar proyectos de 5 millones de euros, el máximo que permite la ley.

En definitiva, sean cuales sean las bondades de la volatilidad, lo cierto es que no es para todo el mundo. En un contexto marcado por la incertidumbre, el crowdfunding inmobiliario representa una alternativa razonable -y rentable- para invertir.

 

GONZALO URDIALES/eleconomista.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *