Blog de Juan José Ortega

Blog acerca de nuestro acontecer diario

El Banco Santander gana 7.316 millones hasta septiembre, un 25% más, impulsado por el alza de tipos.

Eleva provisiones por la incertidumbre y celebrará el Día del Inversor el 28 de febrero.

La inflación deja un aumento de los costes del grupo del 6%.

El banco reconoce una ralentización del crédito hipotecario en España y Europa.

 

El Banco Santander ha cerrado los nueve primeros meses del año con un beneficio de 7.316 millones de euros, un 25% más que en el mismo periodo del año anterior, gracias a los mayores ingresos, especialmente empujado por el margen de intereses por el alza de los tipos de interés, que creció un 15%. El banco supera así la previsión del consenso del mercado de Bloomberg, que esperaba un beneficio de 7.085 millones.

Concretamente, el margen de intereses se situó en los 28.460 millones de euros y las comisiones crecieron un 13,5%, hasta los 8.867 millones, situando estos dos indicadores el margen bruto en los 38.594 millones, un 11,5% más que un año antes. “La fuerte actividad, así como el aumento de los tipos de interés en Reino Unido, la eurozona, Polonia y otros lugares favorecieron un aumento del 8% en el margen de intereses (15% en euros corrientes debido a la revalorización de la mayoría de las divisas), con un crecimiento especialmente alto en Reino Unido (12%), Polonia (104%), México (12%) y Argentina (142%)”, detalla el grupo financiero este miércoles en un comunicado.

El banco destaca en sus cuentas un incremento de las provisiones por insolvencias del 17%, hasta los 7.491 millones, tras incluir cargos “por incertidumbres macroeconómicas”. No obstante, a pesar de adelantarse a futuros riesgos, la entidad ha reducido la ratio de morosidad hasta el 3,08%, frente al 3,18% de los nueve primeros meses del ejercicio anterior.

El grupo no se ha mantenido ajeno a la inflación que ya lleva tres trimestre consecutivos impactando en sus costes, concretamente el escenario de subida de precios provocó un aumento general de los costes del 6%, hasta los 17.600 millones. El Santander apunta que en términos reales (descontada la inflación) los costes cayeron un 5% “gracias a la mejora de la productividad y la conectividad entre los distintos mercados”, poniendo en valor la diversificación del negocio. La ratio de eficiencia del grupo cerró en el 45,5%, mejora 0,1 puntos porcentuales, situando al banco entre los más eficientes de sus comparables. El banco espera cerrar el año “cerca” de su objetivo de eficiencia del 45%, aunque apunta a que podría verse condicionado por el escenario de inflación. La ratio de capital CET1 fully loaded se situó en el 12,10% y, de cara al futuro, el grupo prevé mantenerla en ese umbral. El grupo celebrará el Investor Day (día del inversor) el próximo 28 de febrero, donde se marcarán los objetivos para los próximos años.

Rentabilidad sobre el objetivo

La presidenta del Santander, Ana Botín, destacó que el Santander ha logrado “unos buenos resultados” con un aumento de los ingresos y una rentabilidad por encima del objetivo (RoTE del 13,6%). “Seguimos centrados en acompañar a nuestros clientes y en transformar el negocio aumentando la conectividad del grupo y manteniendo una asignación eficiente del capital. Esto nos permitirá continuar mejorando la rentabilidad y el retorno a los accionistas”, dijo.

Respecto al entorno macroeconómico, apuntó que continuará siendo “complicado”, con Europa y Norteamérica adaptándose a niveles de inflación no vistos en décadas. “Pero nuestros equipos tienen gran experiencia gestionando con éxito situaciones de este tipo y tenemos confianza en que el aumento de los ingresos compensará el incremento de los costes y del riesgo. Estamos convencidos de que nuestra trayectoria de constante mejora de la rentabilidad, con un crecimiento del 31% interanual en el beneficio por acción, nos permitirá seguir aumentando el TNAV (recursos propios tangibles por acción) más dividendo en efectivo por acción y creando valor para los accionistas”, concluyó.

El TNAV por acción en septiembre de 2022 se situó en 4,31 euros. El TNAV por acción más el dividendo en efectivo por acción pagado en mayo de 2022 y el anunciado para noviembre de 2022, una métrica clave para los inversores que muestra la creación de valor, creció un 11% en los últimos doce meses. El grupo mantiene su compromiso de repartir un dividendo del 40% del beneficio, mitad en efectivo, mitad a través de recompra de acciones.

El consejo de administración aprobó la primera distribución a cuenta de los resultados de 2022, que constará de dos partes: un dividendo en efectivo de 5,83 céntimos de euros por acción que se pagará a partir del 2 de noviembre de 2022 y que supone un incremento del 20% frente al primer dividendo a cuenta de los resultados de 2021, y un programa de recompra de acciones de hasta 979 millones, que se iniciará una vez se haya obtenido la pertinente autorización regulatoria. Con ello, el total de la remuneración del primer pago superará los 1.900 millones de euros (un 16% más frente a 2021).

Evolución del negocio

El banco destaca que la actividad comercial continuó fuerte en el primer trimestre pese a la incertidumbre en los mercados. Los recursos de clientes alcanzaron su cifra más alta (1,13 billones de euros, un 4% más) gracias al crecimiento de los depósitos del 6%. Los créditos aumentaron un 7%, hasta los 1,04 billones, con las hipotecas y el crédito al consumo creciendo un 7% y el crédito a empresas, un 6%. No obstante, respecto al negocio hipotecario, el banco matiza que en Europa, “se ralentizó” debido al aumento de los tipos de interés. El número de clientes creció en ocho millones en los últimos doce meses, hasta los 159 millones.

Por geografías, Europa aportó el 32% del beneficio con 2.837 millones (un 32% más que un año antes); Norteamérica contribuyó con el 26%, hasta los 2.271 millones, un 9% menos; Sudamérica supuso también otro 32%, con 2.884 millones, un 6% más, y Digital Consumer Bank, negocio que suma la financiera y Openbank, aportó el 10% del resultado, con 908 millones, un 11% más.

En lo que respecta al negocio de España, el beneficio ordinario ascendió a 1.104 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 99,5% más que un año antes, por una reducción del 27% de las dotaciones por insolvencias y del 2% de los costes. El banco destaca que la mejora del perfil de riesgo ha permitido mantener una ratio de mora estable (3,69%), tras caer 118 puntos básicos respecto al mismo periodo de 2021), con lo que el coste de riesgo se situó en el 0,71%.

Los ingresos crecieron un 3%, gracias a las mayores comisiones (6%), tanto en banca minorista como en Santander CIB. Santander España registró crecimiento neto de clientes todos los meses, con lo que logra aumentar su base de clientes en más de medio millón en los nueve primeros meses del año. Con ello, el crédito aumentó un 7%, impulsado principalmente por el crecimiento en particulares y banca privada. El crédito hipotecario se ralentizó debido al aumento de los tipos de interés, mientras que los depósitos crecieron un 13%.

EVA DÍAZ/ eleconomista.es 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *