Blog de Juan José Ortega

Blog acerca de nuestro acontecer diario

¿Cuánto debo dar de entrada para comprar una vivienda?.

Los compradores deben aportar en torno a un 20% del valor total de la tasación, aunque el futuro propietario debe tener en cuenta otros gastos a los que deberá hacer frente en el momento de formalizar la compra.

A la hora de solicitar una hipoteca para comprar una vivienda es imprescindible tener en cuenta una serie de aspectos. Uno de ellos es que las entidades bancarias conceden financiación, como máximo, por el 80% del valor de tasación del inmueble. Por tanto, el futuro comprador debe asumir un desembolso económico inicial para hacer frente al pago de la entrada.

El porcentaje de esta entrada se sitúa, en la mayoría de los casos, en el 20% del valor total de la tasación de la vivienda. Si bien, esta cantidad puede variar en función de algunos factores como la solvencia económica del futuro propietario y su nivel de ahorro.

No obstante, el potencial comprador debe tener en cuenta que además de hacer frente al pago de una entrada, la compra de una vivienda conlleva otra serie de gastos que pueden elevar este porcentaje inicial del 20%.

¿Qué gastos se derivan de la compra de una vivienda?

Entre los gastos asociados a la compra de una vivienda se encuentra la tasación del inmueble. Cuando un posible comprador acude a un banco a solicitar un crédito hipotecario, la entidad en cuestión contacta con una empresa tasadora, que debe estar registrada en el Banco de España, para valorar la vivienda que se quiere adquirir. Sobre este valor total de la tasación, la entidad decide el importe del préstamo que se concederá. Pedir una hipoteca conlleva también otra serie de gastos que tendrá que asumir el comprador, como una posible comisión de apertura.

El futuro propietario debe tener, además, ahorros suficientes para hacer frente a otros gastos. Por este motivo, Joan Carles Amaro, profesor de Finanzas de Esade, recuerda que, “el comprador debe pagar los impuestos, los gastos de notaría y los del Registro de la Propiedad. En el caso de los impuestos, habrá que cumplir con el pago del impuesto sobre el valor añadido (IVA) y el impuesto sobre actos jurídicos documentados (AJD), para la vivienda de obra nueva, y el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP), para la vivienda de segunda mano, donde el ITP y el AJD son tributos autonómicos. Así, estos gastos representan alrededor del 11% y el 12% para la vivienda de obra nueva y entre el 5% y el 11% para la de segunda mano, según la comunidad autónoma”. Los gastos de la notaría, por su parte, corresponden al pago por obtener una copia de la escritura de la vivienda. Y los del Registro de la Propiedad a la inscripción de dicha escritura y a la nota simple, que verifica la titularidad y las cargas del inmueble.

ELPAIS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *