Las compañías en cuestión son los gigantes Apple (de EE.UU.) y Samsung (de Corea del Sur), y el país que ha castigado su forma poco ética de hacer negocios ha sido Italia. De acuerdo al diario La Repubblica, las multas son de 10 millones de euros ($ 11.4m) para Apple y 5 millones ($5.7m) para Samsung. El motivo es haber obligado a los consumidores a descargar actualizaciones que disminuían o anulaban la eficiencia de sus dispositivos.

Ambas marcas quedan obligadas también a publicar una declaración en la versión italiana de sus sitios webs para informar de la sanción recibida. Apple, además, está siendo investigada por los mismos hechos en Francia. Ninguna de las compañías ha realizado declaraciones sobre esta decisión por el momento.

FUENTE: www.globovision.com