Recorrer varias inmobiliarias en busca de las mejores ofertas del mercado, seleccionar tus opciones favoritas entre centenares de anuncios, visitar decenas de pisos y hacerse cargo de la reserva, el contrato y la escritura notarial. Todo ello con la preocupación en la cabeza de que el inmueble elegido pueda tener algún inconveniente oculto, sea técnico o legal. Comprar tu nuevo hogar no es un proceso fácil ni rápido. Un hecho que ha propiciado el surgimiento de un nuevo profesional en el sector: el Personal Shopper Inmobiliario (PSI).

Buyer agent, chasseur immobilier o house hunter

Esta nueva figura, ya consolidada en otros países donde se conoce como buyer agentchasseur immobilier o house hunter, cada vez gana más adeptos en el mercado español. Aquí se instaló en 2010 con la primera compañía a nivel nacional de Personal Shoppers Inmobiliarios, SOMRIE, que este mes de mayo ha sellado una joint venture con Property Buyers para crear la primera franquicia de PSI en España.

Su presidente, Enric Jiménez, que también es presidente de la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI), creada en 2013, asegura que esta nueva figura aporta tres beneficios a los compradores: “tenemos producto fuera de mercado, realizamos una due diligence de la vivienda, técnica y legal, y ahorramos tiempo, dinero y preocupaciones”.

Ocho años con Personal Shopper Inmobiliario

Con ocho años de experiencia en el sector, Property Buyers by SOMRIE, con sede en Barcelona, cuenta con 20 oficinas y más de 50 profesionales repartidos entre la ciudad condal, Madrid, Bilbao, Marbella, Canarias, Baleares, Málaga, Sevilla, Almería, Benalmádena, Fuengirola, Tudela, El Vallés y Mijas, además de mercados internacionales como Brasil, México y Perú.

Según la AEPSI, la contratación de un Personal Shopper Inmobiliario supone para sus clientes una reducción del 70% de las visitas que se hacen con una inmobiliaria tradicional, buscando igualmente entre toda la oferta de viviendas. También permite, según la asociación, un ahorro económico que oscila entre el 5% y el 20% de los precios de salida de los inmuebles, siendo estos profesionales “los primeros en enterarnos de los nuevos productos que salen al mercado”.

Evitar fraudes inmobiliarios o defectos ocultos

El Personal Shopper Inmobiliario, tal y como se indica desde la AEPSI, evita los problemas que pueden surgir a la hora de buscar un nuevo hogar. Por un lado, se detectan el 100% de los defectos ocultos de los inmuebles, como taras o desperfectos. Por otro lado, se rehuye de los conflictos de intereses, “ya que nos posicionamos a favor del comprador”.

Según la asociación de Personal Shoppers Inmobiliarios, se calcula que existen más de 500 empresas que dan el servicio exclusivamente o a través de su inmobiliaria. “Estas son las que ofrecen un servicio serio, ya que hay más de 2.500 que dicen en su perfil de Linkedin que son PSI”, denuncia Jiménez. Hasta la fecha, la AEPSI ha llegado hasta los 65 asociados y, tal y como apunta su presidente, “esperamos crecer exponencialmente”.

En este sentido, según explica el presidente de Property Buyers by SOMRIE, “el techo es el 50% del sector, pues en toda compraventa hay un comprador y un vendedor”. “Nuestro servicio está enfocado específicamente al comprador y, por lo tanto, si llegamos al 100% de compradores, estaremos trabajando con el 50% de clientes del sector”, añade.

¿Cómo funciona el servicio del personal shopper?

A la hora de comprar inmuebles de la mano de estos profesionales, se sigue un proceso que pasa por diferentes fases. Según se apunta desde la AEPSI, lo primero es tener “una entrevista en profundidad para conocer las necesidades y motivaciones” de los clientes. Una fase previa donde la persona interesada debe concretar los requisitos que su futuro hogar debe cumplir, como la ubicación más preferible, las dimensiones mínimas y máximas, el límite de antigüedad o la idea presupuesta del precio.

“El precio por los servicios de un Personal Shopper Inmobiliario va en función de tres variables: la complejidad del inmueble, el tiempo de búsqueda y el importe de la vivienda, aunque éste es el menos importante porque es una tarifa plana, no un porcentaje, y solo se paga si se encuentra la vivienda”

Superada la fase anterior y concretadas las voluntades del cliente, se firma el contrato de encargo de PSI y se paga una parte del precio final, estipulado en el acuerdo escrito, a modo de provisión de fondos. Dicho precio, según el presidente de Property Buyers by SOMRIE, “va en función de tres variables: la complejidad del inmueble, el tiempo de búsqueda y el importe de la vivienda, aunque éste es el menos importante porque es una tarifa plana, no un porcentaje, y solo se paga si se encuentra la vivienda”.

Encontrar viviendas fuera de mercado

Cumplidas las formalidades, el Personal Shopper Inmobiliario se pone manos a la obra, según se indica desde la AEPSI: “realiza la búsqueda del inmueble por distintos métodos, prospectando en la totalidad de la oferta, visita los inmuebles que cumplan las condiciones determinadas y presenta al cliente un documento con una selección de ellos, de entre los cuales se seleccionaran aquellos a los que se quiere realizar visita”.

Enric Jiménez indica que, para el rastreo de las ofertas, “un Personal Shopper Inmobiliario trabaja con herramientas PropTech como Big Data, pero también pisa el terreno a buscar, hablando con porteros, particulares e inmobiliarias de la zona”. Éstas mismas, según el presidente de la AEPSI, “antes de poner sus inmuebles al mercado nos preguntan qué estamos buscando para nuestros clientes”.

Se hacen cargo de la reserva, contrato y escritura

Pero, ¿por qué? “Les interesa proporcionarnos esta información ya que no tienen que compartir sus honorarios con nosotros, al igual que nos ocurre con los particulares o los bancos, quién también nos envían sus inmuebles por el mismo motivo”, explica Jiménez. Y añade: “no les cobramos honorarios porque nos los pagan nuestros clientes”.

Hecho el proceso de selección y, cuando el comprador muestra interés por una vivienda en concreto, se inicia la última fase del proceso: “tras investigar la situación legal y técnica del inmueble, se inicia el proceso de negociación del precio y, una vez alcanzado un acuerdo, el PSI prepara documentación para la firma de los diferentes documentos: documento de reserva, contrato de compraventa y escritura notarial”, apunta la asociación de Personal Shoppers Inmobiliairos.

El Personal Shopper Inmobiliario está en auge

La atención del profesional, tal y como asegura la AEPSI, sigue tras la compra del inmueble. El servicio post-venta consiste en el asesoramiento de todos los trámites necesarios después de la compra de la vivienda, como los “cambios de titularidad, la entrega de documentos a organismos públicos, las consultas técnicas a nuestro equipo, etc”.

Con todo, según Enric Jiménez, el futuro está garantizado para estos nuevos actores del sector inmobiliario. El presidente de la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliarios asegura que “tras ocho años de vida en el mercado español, los PSI solo hacemos que crecer”. “Aunque hoy no superamos el 5%, estoy convencido de que, igual que se ha consolidado en otros países, aquí el crecimiento será exponencial”, concluye. En el caso de Property Buyers by SOMRIE, el objetivo para este 2018 pasa por doblar el número de oficinas, hasta alcanzar las 30, con la visión de llegar a las 100 en 2020.

FUENTE: www.yaencontre.com